Haz realidad tus deseos.

Constantemente estamos deseando algo, bien sea de manera consciente o inconsciente, y lo que obtenemos en la vida es en gran medida fruto de esos deseos. Si no te gusta lo que estás recibiendo  es conveniente que prestes atención a lo que estás deseando.

Recibimos exactamente lo que pedimos y tal y como lo pedimos.

¿Cuánto deseas obtener algo y cuánto dudas de conseguirlo? – De esta balanza depende la manifestación de deseado.

Las dudas atraen aquello que no deseas. Atraen exactamente lo contrario. Te dices: «Deseo esto», y a continuación te repites mil veces o más, «no lo voy a conseguir, no me lo merezco». ¿Pero cómo voy a hacer para obtenerlo? «No tengo dinero, no soy atractiva, eso es imposible, he de ser realista…», y un largo etcétera que evita que el deseo se materialice en tu existencia. Es como tener mucha sed y querer saciarla queriendo sacar agua de un pozo con un cubo lleno de agujeros por donde se escapa el agua. El cubo siempre llegará vacío a la superficie y entonces nos diremos: «Ves, es imposible, no hay nada que hacer, tan solo seguir frustrándote por los resultados.»

Nada es imposible

«CREER ES CREAR»

Cuando tenemos un pensamiento y realizamos una acción con una actitud concentrada de forma positiva hacia el objetivo, facilita que este se manifieste. La diferencia entre las personas que tiene éxito y las que no, es que las primeras desean de forma consciente y concreta y los otros de forma inconsciente y confusa.

Los deseos se cumplen siempre sin excepción. Por tanto, comencemos a pedir lo que deseamos de manera concreta y consciente. Prestando atención y observando todas las dudas que surgen, y sobre todo a los deseos inconscientes. A menudo nuestros sueños se frustran porque esperamos que así sea.

Estamos tan habituados a la situación de vida que conocemos y tenemos que concebir una manera diferente nos resulta increíble de conseguir. Inconscientemente ponemos constantemente todo tipo de trabas que impiden obtener el fruto de nuestro deseo.

La creencia más extendida es que vivimos en un mundo de carencias  y enfocamos nuestra atención hacia lo que no tenemos, y olvidamos que  siempre todo está a la disposición de todos, y que no existen límites en cuanto a conseguir nuestros deseos. Solo hemos de aprender a formularlos y expresarlo de manera correcta, e incluso lo que consideras imposible o inalcanzable estará a tu alcance.

«LOS MILAGROS EXISTEN LO CREAMOS O NO»

Los límites solo existen dentro de nuestra mente.

Nosotros, a través de nuestra mente y las creencias que en ella se esconden, creamos nuestra realidad momento tras momento, y generalmente estamos insatisfechos con la vida que hemos creado, y deseamos cambiarla sin saber cómo hacerlo. Y la mayoría de las veces culpamos a lo externo, a la sociedad, a los otros, a la crisis, como los causantes de nuestros estados carenciales, en vez de responsabilizarnos de nuestros pensamientos y nuestras  actitudes que son los verdaderos atractores de lo que acontece en nuestras vidas.

A cualquier edad, en cualquier momento podemos aprender como “educar” a nuestra mente para que en sintonía con nuestros deseos, nos facilite aquello que si queremos en realidad y de esta manera conseguir vivir nuestra vida y que no sea ésta la que nos viva a nosotros.

Tomar las riendas de nuestra existencia pasa por dirigir nuestra atención a obtener y conseguir que se manifieste en nuestra Vida aquello que hemos deseado. El único cuidado a tener es: Que lo que deseemos sea en realidad lo que deseamos.

Los deseos se manifiestan tal  y como los pedimos.

Para facilitar el aprendizaje de cómo desear con una actitud de éxito, y sobre todo para desaprender lo que nos han enseñado sobre: esto no es para mí, he diseñado un taller formativo con el deseo de crear un grupo de personas que «SI» estén dispuestas a cambiar su estilo de vida.

Deja un comentario